Entre Pinto y Valdemoro 2015.

Entre estas dos fotos hay 1 año de diferencia. Mismo lugar, misma carrera, la Pinto-Valdemoro, 14 kms por caminos de tierra y con un calor del infierno. Toboganes y toboganes, un recorrido duro y divertido que merece la pena hacer. Sólo 1000 corredores hacen que esta sea una prueba de barrio y por eso me gusta aún más.

Tras la carrera, cerveza y bocadillo de panceta o de chorizo. Bolsa del corredor con caldo Aneto y una camiseta de 42K preciosa, ambos años.

Repetiremos, este año conseguimos mejorar la marca de mi mitad en 7 minutos y hay que volver a bajar esa 1h 30 min.

Me encanta este deporte, pero lo mejor es compartirlo con los míos.

Pongamos que hablo de Madrid…

Hoy no voy a escribir un post sobre mi maratón del domingo al uso, pero siento la necesidad de agradecer a muchas personas que yo, una mindundi de metro cincuenta y cincuenta kilos de peso pusiera contra las cuerdas a Filipides y lograra vencer.

1. Gracias a mi Padre. Papá hiciste dos toros de hijas, cabezonas y luchadoras. Nos has dado confianza y fuerza y en tus ojos, cuando giré en aquella curva en el km 31 vi el orgullo que sentías y que siempre me demuestras. Nunca olvidaré ese giro.

2. Gracias a mi Madre. Esta mujer que me pregunta qué me toca comer cada vez que bajo a su casa y que a pesar del miedo, del frío y de la lluvia estuvo ahí todo el puñetero Domingo.

3. Gracias a mi mitad. Mi hermana Charo. Que corrió conmigo, siempre me acordaré de su imagen en los dos maratones saltando al asfalto y preocupándose por mi. Y que se perdió sin dinero por Madrid y bajo la lluvia solo para estar conmigo, empapada durante más de 3 horas. Si te digo que te quiero no te digo suficiente lo que siento por ti. Tenemos que inventar una palabra para este sentimiento.

4. Gracias a mi Juaniki. Ha entrenado duro conmigo, ha compartido mi sueño y me ha empujado a conseguirlo. Es un crak el tío. Y es mío chicas, lo siento.

5. Gracias a Edu. Los primeros 13 kilómetros juntos teniendo cabeza hicieron que pudiera hacer el maratón sin muro, sin hombre del mazo ni na de na, fuiste un escudero ninja de cojones nen.

6. Gracias a Fernando y TrainingRey. Tus entrenamientos me dan confianza y fuerza, ya van dos maratones Mister, nos toca el tercero, y creo que esta vez llevaré un objetivo añadido además de la felicidad de cruzar la meta.

7. Gracias a los DrinkingRunner que son … como decirlo, la puta hostia. Les vi en carrera unas 4 veces, fueron parte del motor que me movía y me hacía sonreír. Tanto los que animaron bajo la lluvia durante horas como los que me encontré en el avance y que también corrían su maratón. Sois un grupo enorme. Bueno, somos que coño.

8. A todo el publico de Madrid, que bajo la lluvia nos jaleaban y a los voluntarios.

9. A mi perrito Antoine, porque me acompaña siempre.

10. A ti, que estas leyendo esto, a pesar del millón de crónicas de maratón que habrá estas semanas, te has parado unos minutos a echarle un ojo al mío.

Y ahora…

Hoy tengo un motivo para pedirtelo.

Hace mucho que no escribo pero hoy tengo un buen motivo.

El sabado se nos fue la tia de mi pareja con solo 48 años. Estaba enferma. Su enfermedad se debia a muchas cosas, pero sobre todo a una vida tremendamente sedentaria y una alimentacion pobre. Basada en carnes rojas, fritos, dulces, etc.

Quiza su dia estaba marcado. O tal vez, si no hubiera desoido los consejos medicos hoy estaria entre nosotros.

Quiero que te pares un par de minutos a pensar si llevas una vida saludable que te permita disfrutar de esto y de los tuyos durante muchos años en buenas condiciones. ¿Comes sano? ¿Haces vida activa? ¿Te dedicas tiempo?

No digo con esto que nos volvamos unos maniaticos que miran cada kcal que ingieren o que no paren de hacer deporte y no tengan tiempo de nada mas. Pero seguro que podemos cambiar los habitos menos saludables de nuestra vida. Deja de fumar, no consumas alcohol en exceso, cuidado con las grasas trans… y muevete. Camina, corre, monta en bici, juega un partido de futbol con tus hijos, salta a la comba, nada, haz karate o lo que te apetezca, pero no te pares.

Hoy saldre a correr, como muchos dias a la semana, al mes, al año. Hoy para ir completando el plan del Mapoma. 42 kms que tienen dueño.

Esos sacrificios…

Anoche justo antes de dormir, mientras colocaba la alarma para levantarme hoy y salir a correr a las 6 am, a pesar de los -5 grados que hacia fuera, me vino a la cabeza el típico comentario de los que no hacen deporte y te saltan un “No entiendo para que tanto sacrificio”. A todos ellos:

A lo largo del día, todos nosotros realizamos verdaderos sacrificios por esas cositas llamadas obligaciones. Madrugamos. Trasnochamos. No comemos a nuestra hora. Trabajamos un fin de semana. Con frío, con lluvia, con calor, estando enfermos. Porque es nuestra obligación.

Si hacemos todo esto por una obligación (en muchos casos una obligación que tan siquiera nos gusta y esta mal pagada), imaginaos que no haremos por una PASION.

Para mi no es un sacrificio. Quiza a veces nos cuesta, si, hay que esforzarse, claro. Pero no es un sacrificio.

Porque cuando madrugo para salir a correr a las 6 am con la calzada aun helada, vuelvo renovada. Porque cuando un ciclista o un corredor o un tri se levanta un domingo antes que un día de diario para poder hacer su tirada larga, se siente renacer. Porque cuando un nadador aprovecha la hora de comer para acercarse al gimnasio y echarse sus largos del día, vuelve siendo otra persona mas feliz.

No es un sacrificio. Es PASION.

A P A S I O N A T E

Los héroes de verde.

Los @Drinkingrunners son gente normal pero nada corriente.

Puede ser tu vecina, el chico que se sienta a tu lado en el autobús, un compañero del trabajo del departamento del fondo, que crees que es marketing pero que no sabes muy bien a que se dedica… El que conduce ese taxi que acaba de pasar. La mama del carrito… Incluso ese niño de 8 años que va al colegio con una mochila de ruedas, de esas que no había en tu tiempo.

Esa gente normal, nada corriente, es extraordinaria.

Se reúnen de vez en cuando, se visten con colores chillones, no les importa el frío, ni la niebla, ni la humedad, ni el madrugón de un domingo de invierno. Se calzan unas zapatillas de correr, algunos van en sandalias o lo hacen descalzos, llenan una bolsa, o dos o tres con kilos de comida.

Esa gente normal, nada corriente, que desde el primer día te recibe como si fueras un primo del pueblo al que hace un par de años que no ve pero que aun recuerda los veranos juntos.

Se están siempre riendo. Te enseñan a disfrutar del deporte. Te muestran que el ser humano si se lo propone es sobre todo extraordinario.

Esos héroes anónimos ayer recogieron mas de 1500 kg de alimentos.

Y yo tengo la suerte de lucir la verde bajo el cortavientos.

Gracias @Drinkingrunners por dejarme formar parte de esto.

Maite vs Filipides. Round one. Fight.

El maratón son 42 kilómetros y 195 metros, pero no comienza en el arco de salida sino el día que se te mete en la puñetera cabeza que quieres enfrentarte a él. A mi me entró por los ojos el día que acabé mi primer medio maraton el 27 de abril de 2014 mientras abrazaba a mi hermana entrando por el arco de meta.

Medalla Medio Maraton.

El maratón acojona y por eso decidi buscar a alguien que me ayudara a hacerle frente. Así conocí a Fernando Rey y a su escuela @TrainingRey. Mil veces gracias por enseñarme el camino.

Los meses de entrenamiento han sido una de las mejores experiencias de mi vida. En ellos he compartido momentos inolvidables con mi hermana Charo (@animaldestroyer). No tengo palabras para agradecerte tu entrega y apoyo.

También aprendí a correr con mi perrito Antoine.

Y sobre todo me he conocido mucho más a mi misma, porque 2 horas corriendo sola dan para mucho. Y apurar tus fuerzas hasta el final en las series de 4000 o 5000 también.

A 15 días del maratón empezó a dolerme la fascia del pie derecho y tuve que saltarme un entrenamiento. Ha sido el único de todo el plan. Gracias a mi amiga Maka por curarme la lesión y permitirme estar en la salida el pasado domingo.

Gracias a Juan por su apoyo a pesar de no entender mi locura con el running. A Edu (@EduardoRaspeig) por esos 12 kilometros de vida cuando ya no tenia fuerzas ni para sonreir. A Mari Carmen (Abrasador Central) por enseñarme qué, cómo y cuándo comer para entrenar muy duro y recuperar muy bien. A mis padres, que sobre todo tenían miedo por mi pero que mostraban apoyo y orgullo.

Y a vosotros, por vuestras palabras de apoyo antes y por vuestros mensajes de cariño y felicitación después. No corrí sola ni un solo kilómetro.

Amuleto.

El fin de semana en Valencia fue la culminación del trabajo bien hecho, de la suerte de cara y de echarle pelotas al tema.
Feria del corredor.
El domingo amaneció caluroso y yo muy constipada. No es la mejor combinación porque ambas cosas te llevan a deshidratarte y no rendir igual, ademas no había dormido apenas y tenia un dolor de cabeza considerable. Pero eso desde luego no iba a impedirme correr mi primer maratón.
En la salida.
Encontre a Charo y Edu en los cajones de salida y me apoyaron, le di a Juan mi cortavientos y les abrace a todos.
Charo me abrazo y me dijo, Solo tienes que llegar entera al kilometro 30. Llevabamos meses planeando que me ayudaría a llegar a la meta. Me perdí entre la multitud y me relaje, estaba tranquila, lo mejor estaba por llegar.
Corri por el arco de entrada con los brazos en alto y sonriendo. Marque mi ritmo de 6 min/km y puse la mirada en el horizonte. La aventura daba comienzo. Todo fue estupendamente hasta el km 24. El ritmo era de 6 o 5:50 y me sentía cómoda. Dos geles, unas pasas, mucha agua… pero llego una recta del demonio, con un calor sofocante y sin una sombra y tuve que bajar el ritmo porque no conseguía hidratarme bien. Ademas comenzó a dolerme enormemente una uña del pie, la del dedo gordo y era un infierno plantar. Pero apreté los dientes y pensé, solo tienes que llegar entera al 30, son 6 kilometros. No son nada.
Cuando vi las torres de Quartz a lo lejos sabia que había conseguido la primera parte. 3 horas de maratón ya, 30 kilometros y ella estaría allí. Iba mas lento de lo esperado y sabia que no iba a poder mantener el ritmo, pero ella estaría allí. Sus caras eran un poema, Charo, Juan y Edu me sonrieron y se lanzaron a la carrera cámara en mano, isotónico en mano y gel en mano para ayudarme a correr y me escoltaron camino de la meta.
maraton valencia 020
Apenas les hable en el camino. Recuerdo a Edu diciéndome que le habían dicho que yo era muy dura pero que hasta ese momento no sabia cuanto. A Juan preocupado por mi ritmo y mi hidratación y a Charo animando como solo ella sabe.
Solo es dolor. No te rindes, tu corres hasta el final.
Solo es dolor, es temporal, la gloria es para siempre.
maraton valencia 025
Como un mantra.
Desde el 30 comencé a contar mentalmente, solo quería llegar al kilometro siguiente como objetivo y lo celebraba como si fuera un logro personal, apretando el puño. Si señor un km mas sin andar, si señor.
Entonces sono la canción de carros de fuego y me vine arriba. Craso error. Vi el globo de 4:30 y quería bajar ese tiempo (ni se me pasaba por la cabeza que yo había salido más tarde) así que aumente el ritmo, me sentía bien y quería ir mas deprisa. Eso acabo con mi fondo y en el km 34… el muro, el hombre del mazo, el coco y su puta madre montada a lomos de un caballo beréber. El ritmo bajo a 7 y no podía subirlo, tenia sed y no llegaba el avituallamiento del 35, ¿que cojones pasaba? ¿donde estaba el agua? ¿donde estaban mis fuerzas?
maraton valencia 024
4 km de dolor, fatiga, cansancio, flaqueo, calor, sed, 4 kilometros de mierda, pero mis piernas seguían, zancada, zancada, zancada.
Kilometro 38 y pienso, joder solo quedan 4 km. Y digo, esto no puede conmigo, yo soy fuerte. Soy una tía dura, coño, muy dura. Y no se de donde sale una sonrisa y las piernas responden, y subo el ritmo y corro y corro y corro.
Sonrie, la gloria está cerca.
Edu, Juan y Charo abandonan la carrera para que entremos solos a partir del 40.
Yo vuelo, ya no se ni lo que hay a mi alrededor, solo vuelo.
Veo a mi entrenador y a su hermana Maria en el 41 y vuelo mas rápido.
Entro en la zona adoquinada y la sonrisa me ocupa la cara y las zancadas son las mas rápidas de todo el dia. Oigo muñeco, muñeco. Y no puedo parar.
Entro en la alfombra azul y pienso, LO ESTOY HACIENDO. ESTOY ACABANDO UN PUTO MARATON. Y veo el agua y los corredores de mi alrededor desaparecen, creo que estoy sola corriendo por la alfombra y entrando en meta. Dando saltos de jubilo y gritando LA OSTIA PUTA LO HE CONSEGUIDO. ME CAGO EN DIOS, LO HE CONSEGUIDO. (Perdón por el lenguaje).
Cuando dejo de saltar e intento andar para ir a por la bolsa y la medalla no puedo ni moverme jajaja no se como he venido corriendo hasta aquí. Han pasado 4 horas y 19 minutos desde que salí  y no soy capaz de registrarlo todo.
Me pierdo entre los corredores, hablo con muchos, me como una pieza de fruta y media palmera de chocolate, me miro los pies para comprobar que no tienen nada, y busco a mi familia.
En el proceso encuentro a Rafa (@rafacastill0) y hablamos de la carrera. Le pregunto por Angel (@contadordekm) y me presta su teléfono. Asi encuentro a Juan, que me mira con una sonrisa enorme y me felicita. Después llega Charo y me abraza y llora como una magdalena mientras yo la beso y pienso lo mucho que la he extrañado mientras cruzaba el arco de meta porque ese triunfo también era suyo. Después llega Edu y me levanta en su abrazo dándome la enhorabuena.
Te lo has ganado.
Despues sólo risas, comida, más risas y el viaje de vuelta.
La experiencia del maraton te marca, pero también marca a los que te acompañan en el camino. Edu sale de allí pensando que quiere correr Valencia 2015 y yo pienso acompañarle los kilometros que haga falta. Juan ha corrido sólo para hacerme compañía y Charo… bueno Charo es para dedicarle un post sólo a ella.
Yo tengo dolores en las piernas y un catarro épico, pero el pecho hinchado como un pollo de los de pelea.
No lloré.
El lunes, a las 11:00 de la mañana, sentada en una silla de mi cocina, comiendo un platano para recuperar potasio, cojo el móvil y le agradezco a mi hermana todo lo que ha hecho por mi. Las lágrimas salen solas y se desbordan. Recuerdo cada instante y lo revivo. Un buen rato llorando de emoción.
Las emociones son así, llegan cuando quieren.
A pesar de lo duro que fue, ahora quiero ver a Filipides otra vez. Su cara bonita y su cara fea. Sentirme una diosa del olimpo por un momento y enfrentarme a mis miedos.
Madrid, ¿estás preparada?

Kilometro Cero.

Quedan exactamente 16 dias para que me coloque en la salida de mi primer maraton. No es que este nerviosa, no es que este ilusionada, es que me levanto cada mañana y me acuesto cada noche pensando en los 42 km y 195 metros que tendre por delante. Cuando lo hago tengo una extraña sonrisa en la cara. Es una sonrisa de felicidad nerviosa.

Ahora, como diria @contadordekm solo nos podemos equivocar. Por delante los ultimos 9 entrenamientos. Cabeza Maite, cabeza. No fuerces. Escucha tu cuerpo. Template.
Hoy tengo miedo. No del maraton en si. Sino de no llegar. Tengo en mi cabeza a @olallasanchez2 que se ha quedado a las puertas a pesar de estar entrenando duro y ser una chica fuerte por una inoportuna lesion. Pienso en @africaje que hoy esta a 2 dias de su primer maraton pero que se quedo a las puertas de participar en el que iba a ser el primero por lo mismo. Pienso y pienso y pienso… Hay tantas cosas que pueden suceder desde hoy hasta el 16 de noviembre… Pero como diria un grande, @chemitamartinez, “No lo pienses, solo corre”.
Pues eso hare. Correre. Completare mis nueve entrenamientos y me levantare el 16 de noviembre para colocarme en la SALIDA. Ese sera mi premio.
El premio de sufrir y disfrutar con las series, las cortas, las largas, las combinadas.
De las tiradas largas que a veces no sabes como fuiste capaz de completar.
De las tiradas cortas que se hacian insufribles porque ya esa semana no tenias fuerzas para mas, pero mira si las tenias.
De los entrenamientos a las 6:00 de la mañana, con 3 datiles en el cuerpo, viendo como sale el sol por las rias gallegas en vacaciones.
De los de las 11:00 de la noche tras un duro dia de trabajo y de obligaciones que te despeja la mente.
De los entrenamientos con calor abrasador, que acaban con un baño en el mar asturiano.
De los entrenamientos con frio, con agua, con lluvia…
Pero sobre todo, por encima de todo, TU.
TU sonriendome al acabar un entrenamiento.
TU cantando para no pensar en lo que nos queda por delante.
TU esforzandote en cada serie.
TU a mi lado incluso cuando no estabas fisicamente.
TU que no me dejas rendirme,
TU que no me dejas caer.
Gracias @animaldestroyer. Has sido uno de mis pulmones, la mitad de mi corazon, la fuerza de mis piernas.
Sin ti, este reto no habria sido nada.
Hoy a 16 dias de mi maraton lo que mas siento es emocion, una que me desborda, la que me invade porque ella siempre ha estado ahi. Porque me ponga o no en la linea de SALIDA, porque cruce o no la linea de META…
Nosotras, las de entonces, ya no somos las mismas.